DINOSAURIOS

¿Qué son los dinosaurios?

Dinosaurio significa “lagarto terrible”. Sir Richard Owen, científico inglés del siglo XIX, designó este término para clasificar los descubrimientos de reptiles diferentes a los contemporáneos.

Los dinosaurios reinaron el planeta más de 160 millones de años durante los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico de la Era Mesozoica.

En tierra caminaban los dinosaurios, en el cielo desplegaban sus “alas” los pterosaurios y el agua era surcada por plesiosaurios, pliosaurios, tortugas, cocodrilos y otros reptiles marinos.

Como los reptiles, los dinosaurios eran de piel escamosa (algunos incluso lucían plumas) y se reproducían poniendo huevos.

El mundo perdido

Yacimientos de fósiles de dinosaurios siembran todo el planeta.

La Península Ibérica es una zona rica en fósiles gracias a los cuales se definieron, entre otros, Aragosaurus, Europelta, Proa y Concavenator.

¿Cuándo vivieron?

La vida de la Tierra se ordena en eras geológicas con millones de años: Paleozoico (era de los peces y los anfibios), Mesozoico (era de los reptiles) y Cenozoico (era de los mamíferos). Los dinosaurios existieron en el Mesozoico, subdividido a su vez en tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico.

Triásico

Hace 252-201 millones de años

Nacen los dinosaurios. Dinosaurios, reptiles voladores y cocodrilos comienzan su expansión. Plateosaurio, Pisanosaurio, Herrerasaurio y el pequeño Eoraptor de 100 centímetros, son algunos de los primeros dinosaurios.

Jurásico

Hace 201-145 millones de años

Archaeopteryx y Diplodocus son algunos de los más llamativos ejemplares de este periodo.

Cretácico

Hace 145-66 millones de años

Es el periodo de los dinosaurios más conocidos: Tyrannosaurus, Triceratops, Velociraptor o Ankylosaurus.

¿Qué comían?

Al pensar en dinosaurios rápidamente nos viene la imagen de feroces depredadores devorando a sus víctimas, pero no todos se alimentaban de carne. La dieta variaba entre carnívoros y herbívoros. Algunos de los ejemplares más pesados, como Brachiosaurus, eran vegetarianos.

Detectives de huesos

En una zanja de muchos metros de profundidad, tras meses de pacientes excavaciones, los investigadores logran desenterrar un pequeño hueso. Un diminuto vestigio que nos catapulta millones de años atrás.

Los detectives encargados de resolver este complicado misterio son los paleontólogos. Su ciencia, la paleontología, estudia el pasado del planeta analizando e interpretando los fósiles.

¿Qué son los fósiles?

Son restos de seres orgánicos, plantas o animales, que se conservan petrificados en las capas terrestres. Cuanto más profundas, más antiguas.

Fosilización

Muchos huesos han llegado hasta nuestros días porque el dinosaurio murió en algún lugar donde el cadáver quedó a resguardo de los carroñeros y de las inclemencias meteorológicas. El animal pudo perecer en una zona pantanosa o un desierto, donde rápidamente quedó sepultado por el barro o la arena.

El cuerpo fue cubriéndose por capas de sedimentos donde formó un molde. La piel y el resto de tejidos se descompusieron pero parte del esqueleto acabó mineralizado. Millones de años los enterraron en el olvido.

Los plegamientos y las fracturas de la corteza terrestre acercaron los huesos a la superficie. La acción del tiempo, la temperatura y la erosión destruyó las rocas sedimentarias y liberó los fósiles para que nos hablen de aquello que no conocimos.

El enigma de la extinción

Una descomunal bola de fuego impactó contra la zona que hoy ocupa Nuevo México hace 66 millones de años. El asteroide, de 10 a 14 kilómetros de diámetro y varias veces más abrasador que el Sol, fundió la corteza terrestre. Formó un cráter de 16 kilómetros de profundidad y una extensión de 180 kilómetros en la actual Península de Yucatán.

De efectos devastadores, el choque destrozó en segundos todo un continente con brutales terremotos. Inmensos maremotos y tsunamis arrasaron a quienes se salvaron de la colisión. Acabó con muchas de las especies que habitaban el planeta. Entre ellas, los dinosaurios.

Otras teorías apuntan a una erupción volcánica continuada durante un millón de años en India o la desaparición de ecosistemas costeros fundamentales para la alimentación y supervivencia de los dinosaurios.

¡Teorías muy locas!

¿Qué ocurrió realmente? La imaginación vuela gracias al misterio. Algunos investigadores fantasean con la posibilidad de que los dinosaurios fueran cazados por extraterrestres.

El paleontólogo George Wieland, en 1925, señaló que estos animales desaparecieron al comerse sus propios huevos como parte de la dieta.

Ideas más descabelladas plantean que, debido a su inmenso tamaño, sus ventosidades hicieron irrespirable el aire o que perecieron ahogados en sus propias heces. Y no falta quien dice que murieron de aburrimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies